⚠ Cyclopentasiloxane…silicona, vaya

⚠ Cyclopentasiloxane…silicona, vaya

El principal problema es que se considera un disruptor endocrino.

¿Qué es un disruptor endocrino?

Los disruptores endocrinos son en realidad toda una serie de sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal del organismo humano y generar su disfunción, lo que puede llegar a causar diferentes enfermedades relacionadas con la salud reproductiva de la mujer (cáncer de mama, infertilidad, pubertad precoz, etc.), trastornos de la función reproductora masculina (afecciones de próstata, pérdida de la calidad seminal, malformaciones congénitas del aparato reproductor), trastornos metabólicos (diabetes u obesidad), enfermedades neurológicas (trastornos del comportamiento, déficit de atención e hiperactividad, enfermedad de Parkinson, etc.), cáncer de tiroides o trastornos cardiovasculares.

El problema fundamental es que por lo general el efecto de los disruptores endocrinos sobre el organismo es acumulativo e irreversible y se pueden transmitir de una generación a otra sin que se haya manifestado patológicamente. Estas sustancias están por todas partes y convivimos permanentemente con ellas, pues forman parte de nuestra vida de forma habitual, sea en el hogar, el trabajo, en la calle o incluso en el campo.

Otras sustancias químicas que pueden alterar el sistema endocrino:
  

  • Dioxinas.
  • Furanos.
  • PCB.
  • Bisfenoles, alquilfenoles o benzofenonas.
  • Ftalatos o retardantes de llama bromados.
  • Hormonas sintéticas que se utilizan para el engorde del ganado o para algunos tratamientos médicos.
  • Pesticidas y herbicidas.
  • Metales pesados.
  • Ciertos filtros UV utilizados en los protectores solares.
  • Conservantes utilizados en productos cosméticos, etc.

FUENTE

En resumen.

Las siliconas que contienen este tipo de sustancias son las que se emplean para proteger el cabello, facilitan el peinado y dan a las cremas un aspecto sedoso.

Se sabe que afecta directamente a la reproducción.

Mira las etiquetas de los productos que compras o consumes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *