✍Carta a tu Niña Interior: Soraya Sotomayor

✍Carta a tu Niña Interior: Soraya Sotomayor

Carta a tu niña interior, Soraya.

Ahora estamos con Soraya, naturópata, en continuo aprendizaje y evolución. Ha compartido con nosotros su personalísima “Carta a su Niña Interior”.

Cada uno vive sus recuerdos, su interpretación de la infancia de una manera única. Los acontecimientos los recordamos con más o menos fidelidad pero para nosotros, para nuestro inconsciente son absolutamente verdaderos.

Sensibilidad en Naturopatia

Es un ejercicio sanador, y a la sanación es adonde te lleva la Naturopatía. Os paso la carta:

Carta a la pequeña Sora:

Pequeña Sora,

viéndote con tu pelito cortito y tus ojitos brillantes llenos de luz nadie diría que sentirías tanta soledad estando rodeada de tanta familia.

Quizás porque siempre fuiste una niña deseosa de abrazos, te quieros y mimos, tú no entendías lo querida que eras a pesar de no tener esos abrazos y esos te quieros.

Esa soledad acompañada te llevó a sentirte como un patito feo, a no gustarte, incluso tu nombre, te costaba decir tu nombre, y en esa soledad dejaste de quererte para centrarte en los demás.

Sin darte cuenta que tú, mi pequeña Sora eras única, tan única como tus sueños y tus anhelos.

Déjame decirte corazón que te convertirás en una mujer hermosa, una luchadora incansable de los sentimientos, algunos te hundirán, otros te harán flotar, pero todos te servirán para ser esa mujer hermosa y querida.

Recibirás esos abrazos, esos te quieros con creces, todos desde el corazón, de tus padres, de tu marido, de tus tres hijos…

Si, serás mamá de tres niños, pero eso tú ya lo sabes. Serás creadora de todo lo que te propongas, tendrás guías, para después ser la guía de todo aquel que te necesite, eso sí, con la lección aprendida de quererte a ti misma, y no como signo de egoísmo sino como signo de amor incondicional, no te voy a mentir, el camino será duro, pero necesario, te moldeará como el agua a la piedra, no lo dudes, vendrán cosas hermosas, tantas que en ocasiones creerás que sueñas.

Te quiero pequeña, siempre te he querido, aunque a veces no te lo haya demostrado, siempre juntas, en esta vida y en las que vendrán.

Carta de Sora:

Hola Soraya, te doy las gracias por mostrarme el camino, por enseñarme que las personas pueden querer aunque no lo digan, aunque sigo esperando el abrazo de mis papas, los quiero más que a nada en el mundo, son mi mundo, intentaré hacerte caso en todo, te mando un besito muy grande.

Pues ya puedes comprobar cómo piensa un niño y como piensa un adulto que piensa un niño… atrévete a escribirle a tu Niño Interior 👧

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *