El agua de mar y tu salud

El agua de mar y tu salud

¿El agua de mar y tu salud?

El artículo que os presentamos a continuación es un extracto de la entrevista que TV3 (Televisión de Catalunya) hizo a la Dra. María Teresa Ilari. Está sacado de la Revista Naturopatía para Ti, nº 24. Muy interesante…

María Teresa Ilari es una Doctora en Medicina, nacida de Barcelona. A la edad de 24 años, recién terminada la carrera universitaria se marcha a Nicaragua con un equipo de 50 personas.

Siempre tuvo la inquietud de prestar un servicio en el Tercer Mundo. En sus manos cayó un anuncio donde buscaban voluntarios para la alfabetización en Nicaragua, después de la Revolución Sandinista; también precisaban de 2 sanitarios. Fue escogida para tal labor y después de esa experiencia decidió quedarse en aquel país de gente sencilla y acogedora.

En la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua hizo la especialidad de Medicina Interna.

Nicaragua es el segundo país más pobre de América Latina. Destaca que después de aquella revolución, al igual que ocurre después de una guerra, el principal problema es la desnutrición.

Al ser un país tropical hay, además de las comunes como hipertensión o diabetes, otras enfermedades como son la malaria, el dengue o la chikunguña.

En Nicaragua en el momento de su llegada al país ya se utilizaba la Medicina indígena.

A este efecto en el año 2011 se aprueba la Ley de Medicina Tradicional Ancestral, para hacerla cooficial con la Medicina Tradicional. Esta Ley regula el ejercicio de chamanes y curanderos de las zonas indígenas que están en la costa atlántica de Nicaragua y pretende cubrir el uso de medicinas alternativas.

Existe una red de medicina natural muy grande en Nicaragua para enseñar y aprender diferentes medicinas alternativas.

La Dra. Ilari es la principal divulgadora de la existencia de los llamados Dispensarios Marinos en Nicaragua. El objetivo de estos dispensarios es facilitar de manera gratuita agua de mar a sus pacientes. En la Clínica Santo Domingo, situada en un barrio muy pobre de Managua, se ocupan de dispensar el agua de manera gratuita. El mar está a unos 80 km. de distancia. Con camiones se recoge mensualmente el agua y se almacena en unos grandes contenedores que han recibido gratuitamente de colaboradores.

La Dra. Ilari es también la precursora de una campaña internacional para el uso de agua de mar en zonas de la tierra donde mueren de hambre.

Señala que el agua de mar es la más mineral de todas. Su hipersalinidad mata los microbios que pudiera contener.

El agua de mar contiene todos los minerales, toda la tabla periódica, 9 o 10 sales, todos los oligoelementos y los macroelementos.

Los oligoelementos en mínimas cantidades que el cuerpo necesita porque la bioquímica celular, es decir, todas las reacciones que mantienen la vida en los diferentes órganos de cuerpo, necesitan minerales como níquel, cobalto en pequeñas cantidades. Los macro elementos que el cuerpo necesita como sodio, potasio…

La mayoría de sus pacientes tienen hipertensión arterial y diabetes. Toman a diario ½ litro de agua de mar, ya sea mezclada con agua dulce o zumos de fruta. Señala que el agua de mar no aumenta la hipertensión arterial del paciente porque contiene, además del cloruro sódico (sal común), cloruro de magnesio y cloruro de potasio y son unas sales que se contrarrestan unas a otras. A diferencia de la sal refinada que es la que realmente perjudica.

La Dra. Ilari manifiesta que la forma más habitual de ingerir agua de mar es mezclándola con agua al gusto y sostiene que ¼ de agua de mar por ¾ de agua dulce la convierte en un líquido isotónico con el plasma, es decir, igual a nuestros líquidos corporales.

Esta es la proporción de los océanos primigenios, hace 3.000-4.000 años, cuando apareció la vida en los océanos en la Tierra con todos sus componentes. En estos dispensarios llevan el agua marina a analizar al Ministerio de Salud para la tranquilidad del usuario, pero no seria necesario porque ya se sabe por un mecanismo de ósmosis si cayeran microbios al mar procedentes de alcantarillas morirían. El proceso químico es el siguiente: Los microbios tienen la misma composición corporal que las personas en cuanto a la concentración de sales que es de 9 gramos de sales/litro. Y el mar, actualmente debido a que los mares se han ido desecando tienen un promedio de 36 gramos de sales/litro.

Pues bien, estos microbios al caer al mar, su membrana actúa como una membrana semipermeable y por ósmosis empiezan a perder agua para intentar contrarrestar la hipersalinidad externa. Pero no lo logran, se deshidratan y mueren, ya no son viables en el mar. Por tanto, el mar va matando los microbios que puedan llegar a él.

María Teresa Ilari defiende que es saludable su ingestión a diario aunque no existan  problemas de salud. En Colombia está extendido su uso en deportistas olímpicos y de alto nivel.

En cuanto a su garantía científica, señala que su uso está avalado por diversos estudios científicos. El Catedrático Wilmer Soler de la Universidad de Antioquia (Medellin) en Colombia es uno de los estudiosos más destacados. Existen muchos  estudios publicados. Japón también es un país que cuenta con muchos estudios al respecto. Señala que en Nicaragua existe un gran interés por las Medicinas Naturales y se rigen mucho por ellas.

Gracias María Teresa, es interesante comprobar como las piezas de repuesto de nuestras enfermedades las encontramos en la misma naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *