¿Qué es un forúnculo?

Es una inflamación localizada en la piel, debida a la infección de un folículo piloso; presenta forma abultada o puntiaguda, de color rojo, doloroso. Normalmente lo conocemos como un grano lleno de pus y que suele aparecer detrás del cuello, en las axilas, en las ingles o en las nalgas. Parece ser que su origen es bacteriano. Se dice que si se producen a menudo hay detrás una mala alimentación o posiblemente un indicio de principio de diabetes.

¿Qué puedes hacer?

El ajo. Es el mejor antiséptico para purificar tu sangre. Si te molesta crudo siempre puedes tomar cápsulas. Hazlo tres veces al día.

Los amish tienen un remedio para los forúnculos. Toman dos veces al día infusiones de trébol rojo y ortigas.

Los ingleses tienen un remedio ancestral por el cual cuecen un huevo y utilizan el pellejo que cubre al huevo cocido, el que hay entre la cascara y el propio huevo , y lo colocan encima del forúnculo. Afirman que alivia el dolor y acelera la curación.

En Irlanda el remedio es mucho más ingenioso. Se llena una botella de cuello estrecho de agua hirviendo. Se deja un rato hasta que calienta todo el cristal. Se tira el agua y rápidamente se coloca la boca de la botella donde está el grano… Se deja un rato y conforme se va enfriando la botella produce el efecto de succión… el interior del grano sale.

En definitiva, hay muchas formas de abordar el molesto forúnculo. La simple aplicación de agua caliente ya favorece su resolución. Aunque no olvides que la higiene es fundamental, debes mantener la zona que rodea el forúnculo muy limpia y desinfectada para no extender la infección.

Pero recuerda, jamás debes apretar un forúnculo, dañarás la piel y extenderás la infección.

Y si quieres prevenirlo puedes hacerlo tomando el siguiente depurativo:

Cuece 80 gr. de ortigas en dos litros de agua durante 30 minutos. Déjalo enfriar y toma dos infusiones diarias.

Salu-2