Nuestro Derecho a Decidir

Nuestro Derecho a Decidir

Queremos pasaros un artículo de la Revista “Naturopatía para Ti” donde la editora Silvia Fargas nos hace reflexionar y nos propone una encuesta que sirva de termómetro ante tanta polémica suscitada por algo que forma parte de la esfera de “lo personal”:

En España, ese espacio de autodeterminación personal está seriamente en cuestión debido a la persecución generalizada de las mal llamadas terapias alternativas o Métodos Naturales de Salud, algo que nos diferencia del resto de las democracias occidentales: desde Finlandia, Dinamarca, Suiza, Alemania, Portugal, Canadá o Estados Unidos.

La opción última por una terapia o un terapeuta o incluso por su rechazo debe ser expresa y personal, es decir, provenir de quien es el titular mismo del derecho a la salud y a la vida y que sufrirá las consecuencias de esa decisión; la opción tiene que ser con conocimiento, el usuario tiene que ser informado plena, comprensible y claramente, sin distorsión o insuficiencia de datos, la opción tiene que ser espontánea, libre, y no ser fruto de la fuerza o la determinación, incluso indirecta, de terceros.

Este derecho aparentemente invulnerable en realidad es como todos, especialmente frágil frente a una realidad retórica adversa.

En nuestro país no hay día sin capítulo de linchamiento de las denominadas “pseudoterapias”.

No importa que esa palabra sea un término completamente impreciso, nuevo, con dueños, ajeno a los diccionarios y desde luego a la ciencia a la que sugiere defender.

No importa que en el resto de Europa, incluida esa a la que nos gustaría converger más rápido, ese término no se emplee para nada.

Al parecer “pseudoterapias” se aplica a lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que son el más antiguo de los sistemas terapéuticos existentes utilizados por la humanidad para la salud y el bienestar (la Medicina Tradicional o Medicina Complementaria y

Alternativa (MT / MCA).

El problema es que en nuestro país no se han regulado las terapias alternativas o complementarias tras cuarenta años de democracia.

Portugal las ha regulado recientemente y en Suiza en 2009 (la medicina antroposófica, la homeopatía clásica, la medicina herbaria o fitoterapia y la TCM sin acupuntura) las han dotado del refrendo de un referéndum.

¿Por qué no existe una regulación equiparable a la existente en los países vecinos? Una regulación que garantice la formación del terapeuta, las condiciones en las que presta sus servicios, los derechos del usuario…

Quizás este vacío legal les permite seguir con su cruzada de desacreditación de las mal llamadas Terapias Alternativas, para nosotros Naturopatía.

Desde la Escuela os pedimos vuestra colaboración contestando a la encuesta que hemos elaborado y de la cual os dejamos el enlace a continuación.

¡Gracias!

Silvia Fargas (editora de “Naturopatía para Ti”)  + INFO

ENCUESTA SOBRE NUESTRO DERECHO A DECIDIR  PINCHA AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.