Testimonio: ¿Cómo llegué a la Naturopatía?

Testimonio: ¿Cómo llegué a la Naturopatía?

Cómo llegué a la Naturopatía es el testimonio de una alumna nuestra que quiere compartir su llegada a “esta estación”.

Somos personas normales, con vidas normales, con mentes normales y con exigencias normales, y con toda normalidad un día descubrimos la naturopatía y la incorporamos a nuestras vidas. He aquí su testimonio:

¿Cómo llegué a la Naturopatía?

Tengo 37 años la naturopatía forma parte de mi vida desde hace unos 28 años, así que puedo decir que no es una moda para mí, ni mucho menos.

Éramos todavía pocos los que empezábamos a compaginar la medicina con otras alternativas naturales.

¿Cómo se decide probar con otras terapias alternativas a la medicina?

En mi caso fue mi madre. Yo solía tener fiebre bastante elevada, tomando aspirina frecuentemente (por aquel entonces era lo que más abundaba en nuestra casa).

Mi madre, además, era asmática; así que toda la familia acabamos en la consulta de un médico homeópata. Desde ese momento empezaron a cambiar muchas cosas. Mi madre, al cabo de un tiempo, dejó de utilizar su inhalador para asmáticos y mis fiebres eran más controladas. Cada vez enfermaba menos, así que empezamos a ir a una naturópata y continuamos con nuestros cambios, sobre todo de alimentación (reconozco que me costó mucho, a día de hoy todavía tengo que seguir realizando muchos más).

Una de mis experiencias más significativas fue una parálisis facial del bell. Hace 13 años me desperté un día, miré al espejo y vi que mi cara estaba desfigurada. La mitad estaba totalmente paralizada. En ese momento me vinieron a mi cabeza muchas imágenes.

Los profesionales que me atendieron en el hospital me aliviaron mucho. Me comentaron que durante una semana la parálisis iba a ir a peor, pero que luego mejoraría con la medicación. Al salir e ir a la consulta de mi homeópata me tranquilizó al saber que podíamos tratar la parálisis con algo más natural. Empecé con homeopatía y con osteopatía. Al cabo de un mes estaba totalmente recuperada, sin ninguna marca en la cara. Este hecho significó mucho. Dejamos que el proceso continuara su curso y que el cuerpo pudiera recuperarse a su ritmo.

Desde hace casi 6 años, antes de que naciera mi hijo mayor empecé a estudiar reflexología. Desde entonces mis hijos pasan todos los inviernos a base de reflexología para poder “gestionar” sus catarros, sobre todo.

¡Qué decir de la reflexología para aliviar el estreñimiento en el embarazo! Una maravilla. Así fue como empecé a estudiar naturopatia.

La naturopatia nos ayuda prevenir y en caso de estar enfermos nos alivia los síntomas. Como en su momento me dijo una enfermera “todo con lo que se pueda complementar es bueno”.

Elisabeth Álvarez Granados

Gracias Elisabeth, es de gran ayuda compartir nuestros éxitos de salud…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.