Virus Molluscum Contagiosum

Virus Molluscum Contagiosum

Tenemos el testimonio de Silvia Hernández. Esperamos que os sirva:

Empezaré por definir brevemente este tipo de virus: El moluscum contagioso es una infección vírica cutánea, muy frecuente en los niños sanos, que afecta también a los adolescentes sexualmente activos y a adultos inmunodeprimidos. Mientras que el diagnóstico clínico generalmente es sencillo, el tratamiento es controvertido debido al carácter contagioso y autoinvolutivo de las lesiones y a la falta de evidencia suficiente sobre la efectividad de las diferentes opciones terapéuticas.
Esta erupción consta de uno o más bultitos o crecimientos de tamaño reducido con un aspecto similar al de las verrugas (denominados moluscos) que suelen ser rosas, blancos o del color de la piel. Los bultitos suelen ser blandos y suaves al tacto y muchos de ellos son umbilicados, es decir, tienen la parte central hendida.
Los médicos o dermatólogos me advirtieron que es un virus benigno y que el único inconveniente, es que no tiene cura, y no se sabe nunca cuánto puede durar: semanas, meses, incluso años.

Como su propio nombre indica, este virus puede ser contagioso a través del contacto piel con piel, por el uso de toalla compartida o por compartir agua en el mismo baño. Aunque parezca fácil su contagio, evitando estos escenarios no hubo contagio alguno ni en mi casa, ni en ningún lugar en el que estuvo mi hija durante el año que permaneció afectada.
En su caso, la erupción empezó tan escasa, una verruga solitaria al principio en un muslo, que no le hice mayor caso. Pero pasadas unas semanas, le salió otra igual en la cara interna del otro muslo.

El pediatra preventivo me confesó llegado ese momento que no tenía remedio para ese tipo de verruga.
Según estudios este tipo de verrugas son más frecuentes en niños y si su piel es atópica tienen mayor probabilidad. Ese fue su caso. El hecho de tener la piel atópica con su picor característico, aunque ya había pasado su mayor brote de bebé, llegada la época estival, y al tener estas verrugas en una zona tan friccionada como es el muslo interno, fue todo un suplicio.

Mi primera idea o intuición fue la correcta pero no de la manera más eficaz. Usé aceite esencial  ecológico de árbol de té, de modo superficial sin más. Pero el aspecto de las verrugas seguía prácticamente igual y proliferando.

Empecé pues con sesiones de biomagnetismo que yo misma impactaba. La sorpresa fue que las verrugas dejaron de multiplicarse y llegamos a un estancamiento. En ese momento, decidí tener la opinión de un dermatólogo. Una vez que observó y diagnosticó a mi hija quiso saber cómo había conseguido que algunas verrugas se estuvieran secando. (Cosa de la que no me había percatado y en ese preciso momento aprendí a diferenciar). Al comentarle lo del uso del aceite esencial y el biomagnetismo, lo desvaloró de inmediato y se mofó de mi proceder.

Me recomendó el único producto en farmacia para este tipo de verruga (Molusk); este producto resultó ser tan abrasivo que la única cicatriz que le ha quedado a mi hija tras superar estas verrugas, fue causada por él. Sólo se lo apliqué una vez debido al doloroso resultado.

Lo que definitivamente funcionó en su caso y en pocas semanas conseguí eliminar por completo la infección, fue el uso de sal del Mar Muerto en el agua del baño y colocar además sobre cada verruga aceite esencial de árbol de té, tapado todas las noches con una tirita hasta que desaparecieron todas.

Silvia Hernández Pérez
Naturópata
Guadix y Ogijares
(Granada)

[Extraído de la Revista Naturopatía para Ti nº 24]

 

 

 

 

 

Gracias Silvia, estamos convencidos de que tu testimonio ayudará a muchas personas afectadas. Nosotros desde aquí animamos a todo el mundo a que aprenda estás técnicas tan simples y útiles.

Biomagnetismo Integral +info

Aromaterapia Integrativa + info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.